Duendes

LOS MITOSY LEYENDAS DE DUENDES MÁS POPULARES

¿Qué son los duendes, de dónde vienen y cuántos tipos existen?

Los mitos y leyendas de duendes mencionan a criaturas pequeñas con aspecto humano se habla de ellos en diferentes mitologías alrededor del mundo. Más allá del lugar de nacimiento, las leyendas destacan la afición de los duendes por los niños y por las travesuras.

La palabra duende viene de la expresión duen de casa, que significa “dueño de casa”. Esta expresión obedecería al carácter entrometido de estas criaturas.

Aunque el cristianismo no los considera, entre el siglo XVI y el XVII hubo demonólogos que los incluían como un tipo de demonio.

Según la cultura popular de varios países en el mundo, se refieren a los duendes como humanos que no alcanzan el metro de altura. Tienen largas y puntiagudas orejas, dientes afilados y piel verdosa. Además se les confieren poderes sobrenaturales o mágicos y se les detalla como bromistas y maliciosos.

En relación a su origen, en algunos lugares americanos se estima que hablamos de un pequeño que murió sin ser bautizado, o además que puede tratarse de un pequeño que golpeó a su madre.

Para ahuyentarlos, hay quienes recomiendan poner música a todo volumen o echarles sal. Aunque parecen historias producto de la superstición, su continuidad y arraigo en varias culturas hacen que pasen a conformar parte sustancial de su folclore.

 

Los 10 mitos mas populares sobre duendes

El leprechaun

Según el folclore irlandés, la leyenda del leprechaun tiene relación a la narración de un reducido hombrecillo pelirrojo con barba, que viste de rojo o verde y que habitaba Irlanda hace siglos.

La leyenda cuenta que son seres que arreglan o fabrican zapatos, y resguardan bienes que escondieron a lo largo de los ciclos de guerra.

Precisamente esta tarea de custodia los hace desconfiados y avaros. Cuentan que si se les fija la mirada, no tienen la posibilidad de huír de la gente, pero un simple parpadeo basta para que desaparezcan de la visión de quien los haya descubierto.

En relación a su nombre, no hay consenso sobre si significa zapatero o enano. Este es el mito que se representa en las imágenes que se exhiben en las fiestas de San Patricio.

Fossegrimen

En la mitología escandinava se cuentan numerosos tipos de duendes que, en la mayoría de los casos, se asocian con el agua.

Estas criaturas viven cerca de huertas, ríos o lagos. Acostumbran a vestir ropas de color azul o gris, y les gusta atraer a los humanos hacia el agua para ahogarlos.

En Noruega, el Fossegrimen hace su aparición tocando un instrumento musical, algunas veces, lo comparte con quien consigue verlo para enseñarle a afinarlo. Acostumbran a asociarlos con el campo y las huertas.

El duende de Cañasgordas

En esta leyenda colombiana se habla de un ser reducido, como un niño, que transporta un sombrero grande y llora de hambre. Acostumbra a conmover a quienes lo ven, que se lo llevan a su casa para darle de comer.

Una vez en el hogar del incauto, el pequeño comienza a crecer y a transformarse en una criatura maligna con dientes deteriorados y puntiagudos que exhibe para espantar a la gente, mientras grita “¡ya tengo dientes!”. Después de esto, sale corriendo y desaparece.

Lutin

Es una leyenda francesa. En la que se hablamo de una criatura que puede hacerse invisible o transformarse en caballo cuando utiliza su sombrero rojo.

Es una creencia arraigada en Québec, la colonia francesa en Canadá, donde se les asocia con las mascotas.

En la mitologia de Québec, el lutin puede ser bueno o malo, tiene el poder de controlar el agua y puede transformarse en un gato blanco. Se dice que el lutin aborrece la sal.

Kobold

En el folclore alemán sobreviven unas criaturas de reducido tamaño que habitan en cuevas o viviendas y te pueden ayudar en las labores del hogar  a cambio de comida.

Son espíritus vengativos: cuando no son alimentados, hacen travesuras en la casa donde viven. Estos individuos se muestran en numerosos videojuegos, como Tales of symphonia o Warcraft.

El momoy

Los pobladores de los páramos de venezuela de los estados Mérida y Trujillo creen en la presencia de unos hombrecitos, de unos 40 centímetros de altura, que cuidan los ríos y lagunas.

Cuentan que están vestidos como nativos y que adornan su cuerpo con plumas, utilizan sombrero y barba. Se apoyan en un bastón para caminar.

De la misma manera que en los mitos y leyendas de otras latitudes, estos individuos hacen travesuras, fundamentalmente a personas que ensucian o perjudican el medio ambiente de los páramos.

Cantan, silban, juegan, y en ocasiones hurtan los comestibles y dulces de las mochilas de los pasajeros.

El zashiki warashi

En Japón hay incontables historias sobre un tipo de fantasma que protege las viviendas y a sus pobladores de algún riesgo.

Según la mitología de Japón, tienen la posibilidad de ser el espíritu de un antepasado de la familia que toma la forma de una niña de cabello rojizo y corto, y viste un kimono rojo.

Además hablamos de una criatura infantil que disfruta haciendo travesuras y de ser tratada con aprecio por los habitantes de la vivienda.

El mazapegul

En Italia se habla de una familia de duendes nocturnos formada por diferentes tribus. Dicen que hay pruebas de su existencia en un contrato de compra/venta de una casa, datado en 1487.

Según este contrato en la vivienda habitaba un duende que hacía travesuras y que se había enamorado de una muchacha de la familia. En relación a su apariencia, se habla de una mezcla entre gato y mono, con gorra y sin ropa.

En la mitología italiana hablamos de una criatura que encarna la pasión erótica y se estima que agrede sexualmente a las mujeres mientras duermen. Además dicen que agrede a los animales, fundamentalmente a los caballos.

Los aluxes

Los mayas creían en la presencia de personas en miniatura, que aparecían vestidos con los trajes típicos de la civilización maya cuando decidían hacerse visibles frente los humanos.

Comunmente los ubican en selvas, grutas, bosques o campos. Se les asignan poderes sobre la naturaleza.

Los mayas les construían altares o viviendas en sus propias casas, llamados kahtal alux (la casa del alux), para disfrutar de su custodia a lo largo de 7 años.

En el lapso de ese tiempo, el alux va a ayudar a que el maíz se expanda y espantará a los animales de rapiña.

Después de este tiempo el alux debe encerrarse en su kahtal alux, porque su comportamiento cambia y puede volverse peligroso para  la gente.

El duende del bacín

Cuenta una leyenda de Costa Rica que una familia ae marcho a vivir a una vivienda en el campo. Con el tiempo se dieron cuenta que la vivienda se encontraba habitada por duendes.

Esos seres se enamoraron de una de sus hijas y han comenzado a llevar a cabo travesuras y a fastidiar a la gente que vivían ahí, hasta que los forzaron a dejar la vivienda.

Al sacar sus cosas la familia intentó no hacer ruido  para que los duendes no supieran que se iban. Echaron todo en una carreta y salieron a mediodía.

Ya lejos de la vivienda uno de los jovenes notó que había dejado su bacín (bacinilla, orinal o bacinica), y le avisa a sus padres con un grito. Enseguida se escucha una vocecilla que responde entre risas: “¡no se preocupe, que aquí lo llevamos!”.

Hoy es habitual escuchar historias sobre duendes, hombrecillos chicos y extravagantes en su vestir, que hacen travesuras, protegen familias o extravían a jovenes entre los bosques, potreros y montañas.

Leyendas y mitos, lo más leido