Leyenda de la Xtabay y la flor Xtabentun

LEYENDA MAYA

La mujer que atrae a los hombres a la oscuridad

Todas las culturas del mundo tienen sus mitos y leyendas. Uno de los personajes clásicos de las leyendas del Mayab es la Xtabay. Si has leído alguna vez sobre la cultura maya, es muy probable que te suene este nombre. Sin embargo, la gran mayoría desconoce su historia e incluso confunden sus orígenes. En este relato corto te hablaremos sobre el origen de esta persona y como ha influenciado en la vida maya.

Cuenta la hermosa leyenda, que hace mucho vivían en un pueblo de la península yucateca dos mujeres, una mujer muy bella llamada Xtabay. Los lugareños la llamaban “Xkeban”, cuyo significado es “Prostituta”. Era una mujer de muy mala fama, pues daba su cuerpo a quien ella quisiera. Su infinidad de amantes le proporcionaban finas telas, joyas y una vida buena. El pueblo solía menospreciarla, pues claro cómo iba a ver con buenos ojos a una mujer así.

Sin embargo, Xtabay era una buena mujer, se preocupaba por los demás, tenía un corazón noble. Tanta era su bondad que no dudaba en vender sus pertenencias para alimentar o curar a los pobres. No solo con las personas era buena, también cuidaba a la naturaleza y a los animales.

En el mismo pueblo existía otra mujer, igual de hermosa llamada Utz-Colel, considerada un ejemplo a seguir. Mujer de buena familia, buen vestir, decente y virtuosa, pero con un alma fría, impura, odiaba a los pobres y enfermos. Su virtud era falsa, su orgullo enorme, a pesar de presumir pureza y virginidad, en su interior no había bondad.

Un día las personas se dieron cuenta de que Xtabay llevaba varios días sin aparecer por el pueblo. Muchos lo ignoraron, pues lo más seguro es que estuviera en algún pueblo ofreciendo su cuerpo a los hombres. Pasaron los días, las personas se dieron cuenta de que un olor dulce, tan dulce que seducía a cualquiera, impregnaba el pueblo. Las personas se pusieron a buscar la fuente de tan enervante aroma, hasta que vieron provenía de la casa de Xtabay. Para su sorpresa, ella se encontraba muerta, custodiada por animales que evitaban que las moscas se acercaran a su cuerpo.

Utz-Colel, con gran enojo decía: ¿Cómo una mujer tan impura puede emanar un aroma tan delicado?. Esto ha de ser obra de espíritus malos, decía, si un aroma tan puro puede salir de una mujer así, cuando yo muera de mi saldrá uno más delicado. Las pocas personas que sintieron lastima por Xtabay, la enterraron, en un acto de obligación, no de amor. De su tumba brotaron flores blancas que despedían un aroma dulce, estas son conocidas como “Xtabentun”,  flores con las cual se prepara la bebida del mismo nombre.

Paso el tiempo, el día de la muerte de Utz-Colel llego, en su funeral las personas le recordaban por su virtud. Algunas recordaron sus palabras, su cuerpo emitiría un aroma más dulce que el de Xtabay. Pero al enterrarla la tierra que la cubría despidió un olor fétido, a tal grado que ni los animales carroñeros se acercaban. De su tumba no nacieron flores, si no un cactus muy espinoso conocido como “Tazacam”.

Ya en el Xibalba la ira invadió a Utz-Colel la cual imploro a los dioses la regresaran a la vida. Regreso disfrazado de Xtabay, vivio e hizo todo lo que no pudo hacer antes de su muerte. Desde entonces Utz-Colel se oculta sentada al pie de la más frondosa ceiba del bosque, esperando el paso de algún hombre que atrae con cánticos, con frases dulces de amor, lo seduce, lo embruja y cruelmente los quita el corazón. Los cuerpos destrozados de esos incautos enamorados aparecen al día siguiente con las más horribles huellas de rasguños, de mordidas y con el pecho abierto por uñas como garras. Los más afortunados despiertan a la mañana siguiente abrazando un cactus. Otras leyendas dicen que se oculta entre las ceibas.

“Si ves a una mujer peinándose con un cactus no te acerques, es Utz-Colel disfrazada de la Xtabay”

Leyendas y mitos, lo más leido

Deja un comentario