Leyenda de los símbolos patrios

LEYENDA DE MEXICO

Los tres símbolos patrios de Mexico

La leyenda de los símbolos patrios comprende las historias populares que narran la construcción y formación de los símbolos nacionales, principalmente del escudo nacional. Los Estados Unidos Mexicanos tienen tres símbolos patrios: la bandera, el escudo y el himno nacional. Las propiedades y métodos de uso están reglamentados por una ley de 1984.

No obstante, su origen es más viejo. El águila y el nopal del escudo son símbolos que se usan desde la etapa prehispánica; es por ello que han servido de representantes de la identidad mexicana. La leyenda de formación del escudo nacional tiene dentro elementos mitológicos de la fundación de la región de México-Tenochtitlan, capital del Imperio mexica.

El águila y su leyenda se mantuvieron en el imaginario colectivo mexicano por siglos. Hoy es el símbolo de mayor relevencia del México independiente.

Símbolos patrios mexicanos

La bandera, el escudo y el himno nacional son los símbolos patrios de México. Desde la independencia de este país estadounidense, los símbolos patrios han acompañado su crónica con ligeras variantes.

El 8 de febrero de 1984 se aprobó la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, que establece la utilización de los tres símbolos patrios, sus normas y regulaciones.

La bandera nacional tiene tres franjas verticales simétricas, de colores verde, blanco y rojo.

El escudo nacional tiene una distinguida águila de color marrón sobre el nopal, que además se coloca en la parte central de la franja blanca de la bandera.

Por su lado, el himno nacional tiene 4 estrofas y se refiere a las victorias militares mexicanas de la independencia.

Leyenda de los símbolos patrios mexicanos

Águila en el escudo La presencia del águila en el escudo nacional tiene orígenes prehispánicos. La leyenda de su origen implica de manera directa a uno de los dioses de los mexicas, Huitzilopochtli.

Esta asegura que este dios les había ordenado a sus súbditos Cuaucóhuatl y Axolohua la búsqueda de un nuevo lugar para asentarse en el centro del de hoy México.

Cuaucóhuatl y Axolohua provenían de Aztlán y han comenzado una travesía guiados por las órdenes del dios Huitzilopochtli, que les había prometido panoramas bellísimos y frondosos. Al notar este panorama, eligieron dirigirse hasta Temazcatitlán.

En Temazcatitlán estaba Cuauhtlaquezqui, sacerdote que se consideraba la reencarnación del dios Huitzilopochtli. Como gerente de esta deidad en la Tierra, les señaló a los súbditos que se devolvieran hasta el sitio de los panoramas bellísimos.

De la misma manera, Cuauhtlaquezqui les logró una indicación considerable. Antes que nada verían un nopal salvaje, y sobre este podría estar tranquila un águila, que come y se peina. Ese sería el sitio donde reinarían los mexicas.

Lugar fundacional

De acuerdo con la leyenda, Cuauhtlaquezqui sentenció que allá donde estuviera el águila sobre el nopal se formará la localidad de México-Tenochtitlan, que va a ser perdurable y lugar de victorias.

Según estudios posteriores, algunos estudiosos han afirmado que este mito fundacional que instituyó el símbolo del águila se desarrolló en el gobierno de Itzcóatl, que se extendió entre 1427 y 1440, para mostrarles a los ciudadanos el origen divino de su presencia en el valle de México.

La construcción de esta leyenda vino acompañada de la suplencia de algún archivo que pudiera contener una historia diferente.

Concepto de los elementos del escudo nacional

Hay muchas leyendas populares que atribuyen un concepto representativo a todos los elementos del de hoy escudo nacional. Estas creencias están amparadas en el mito fundacional de México-Tenochtitlan, recogido en el águila sobre el nopal.

Es habitual escuchar que el águila comiendo una serpiente mientras se posa sobre el nopal es el triunfo del Sol sobre la Tierra, representado en el amanecer. En cambio, el nopal —que es un cactus— consigue otro concepto. Su fruto, la tuna, representaría el corazón humano como ofrenda a los dioses para recibir luz.

Por otro lado, a las ramas presentes en el escudo nacional se les acostumbra atribuir una significación especial. La rama de encino o roble representa la fortaleza, en tanto que la de laurel representa la victoria.

Visto que el águila esté devorando a una serpiente tiene una muestra considerable, ya que puede hacerse una organización maniquea del bien y el mal, extrapolada al pueblo mexicano y sus contrincantes.

Leyendas de los colores de la bandera mexicana

La bandera nacional es el otro enorme símbolo patrio, que transporta en su parte central y de manera destacada al escudo nacional. Sus proporciones son de 4:7 y sus tres franjas verticales son verde, blanco y rojo.

Son los colores especialmente los que fueron fundamento de la construcción y narración de distintas leyendas, principalmente porque la disposición de estos colores históricamente no fué clara. Una de las leyendas más populares es la del Batallón de las Tres Garantías.

La bandera del Batallón de las Tres Garantías, además popular como bandera Trigarante, fue la usada por el batallón homónimo que actuó entre 1820 y 1821, comandado por Agustín de Iturbide, quien se coronó como emperador de México en 1822. Esta bandera utilizaba ya los tres colores recientes.

El Batallón Trigarante recibió este nombre por estar sustentado por tres elementos: la fidelidad a la Iglesia Católica, la independencia de España y la unión entre americanos y de europa.

Popularmente se relacionaron estos tres significados con los de la bandera. El blanco sería reconocido como el color de la religión y la pureza, el rojo la unión entre de europa y americanos y el verde la independencia del país.

No obstante, luego de la caída del Segundo Imperio mexicano los significados de estos colores no podían seguir estando iguales. Por esto, el presidente Benito Juárez les dio otra conceptualización: el verde era en este momento la promesa, el blanco era la unidad, y el rojo era la sangre derramada por los ídolos.

No obstante, el origen del Batallón Trigarante no es el exclusivo. Varios aseguran que desde 1812 ya existían banderas tricolores, como la Bandera Siera, muy similar a la de hoy. Este pabellón fue usado por insurgentes nativos en la Sierra de Zongolica y se transformó en el pionero de la bandera nacional mexicana.

Leyendas y mitos, lo más leido

Deja un comentario