La leyenda de las gemelas

LEYENDA DE MEXICO

Un relato que te pondrá los pelos de punta 

Había dos hermanas gemelas que se llevaban realmente bien, como si hubiesen nacido siendo amigas: jamás se peleaban, extraña vez discutían, compartían todo lo que podían, poseían las mismas aficiones y aversiones y hasta vestían parecido.

Desde que nacierón estuvieron viviendo en un vecindario tranquilo, una región residencial algo alejada del ajetreo propio del centro de la ciudad. Aunque por causas laborales, su madre les había dicho que debían mudarse a una región diferente de la ciudad, una zona donde había mucha más actividad y por lo tanto debían tener más precaución.

Llegó de esta forma un día en que llamaron a la madre del trabajo y, en contraste con muchos otros días, las pequeñas debían cruzar solas una calle muy transitada. Como habían atravesado esa calle centenares de ocasiones con la madre, pensó que podía despreocuparse de sus hijas y les mencionó que debia irse al trabajo y que ellas tenian que cruzar solas la calle pero que mirasen bien a uno y otro lado antes de cruzar y que estubiesen bien atentas a los coches.

Las pequeñas siguieron el consejo de la madre y esta siguió su rumbo dándoles la espalda; pero, no habia recorrido unos cuantos metros, cuando oyó un ruido horrible, algo parecido al ruido que hace un coco al quebrarse. Eran sus hijas, tendidas sobre el pavimento con las cabezas aplastadas y los cerebros desparramados.

A la distancia un camión huía a toda velocidad, el conductor seguramente distraído o a lo mejor tras haberse tomado algunas copas en la comida, las arrolló sin tan siquiera reducir la velocidad. El imprudente conductor al sentir los cuerpecitos aplastarse bajo las ruedas del camión aceleró.

Lamentablemente toda la gente se quedó tan conmocionado que nadie tuvo tiempo de apuntar su matrícula por lo cual escapó impune. La madre lloraba desconsoladamente en medio del tráfico detenido, gritaba y agitaba sus cuerpecitos como aguardando que se levantaran otra vez y le ofrecieran una de sus sonrisas.

¿Cómo podría sobrepasar la falta de sus angelitos de solamente ocho años?. Aseguran que el tiempo es el más destacable remedio y de esta forma fue… Era joven, poseía solamente unos 28 años y unos cuantos años luego, se quedó otra vez embarazada.

Casualidades del destino tuvo otra vez gemelas: el inconveniente es que no lograba olvidar del todo a sus hijas fallecidas, más que nada porque de alguna u otra forma las gemelas — que en este momento poseían justo la edad en que fallecieron las anteriores — le recordaban a sus primeras hijas.

Poseían tantas cosas parecido que algunas ocasiones inclusive se equivocaba de nombre al llamarlas y estallaba en lágrimas al recordarlas… Pero en esta ocasión por nada del mundo descuidaría a sus pequeñas. Las prohibio terminantemente atravesar la calle solas. Un día no obstante vio que mientras jugaban en el parque cerca de su casa se estaban aproximando bastante a la calle y, aterrorizada, les gritó para que se detuvieran, a lo cual ellas respondieron al unísono:

—No pensabamos cruzar, ya nos atropellaron una vez aquí y no va a volver a ocurrir…

Leyendas y mitos, lo más leido

El mayab la leyenda
Leyendas Maya

El Mayab

EL MAYAB LEYENDA MAYA La tierra del faisán y del venado Hace bastante, pero un largo tiempo, el señor Itzamná

Leer Más >>

Deja un comentario