La piel del venado

LEYENDA MAYA

Cuando los venados eran blancos

Los mayas cuentan que hubo una etapa en la cual la piel del venado era diferente a como hoy la conocemos. En ese tiempo, poseía un color muy claro, por eso el venado podía verse con mucha simplicidad desde algún parte del monte. Por medio de ello, era presa simple para los cazadores, quienes apreciaban bastante el gusto de su carne y la resistencia de su piel, que usaban en la creación de escudos para los guerreros. Por esas causas, el venado era muy perseguido y estuvo próximo de ocultar de El Mayab.

Pero un día, un reducido venado bebía agua cuando escuchó voces extrañas; al voltear vio que era un grupo de cazadores que disparaban sus flechas contra él. Muy asustado, el cervatillo corrió tan veloz como se lo permitían sus patas, pero sus perseguidores lo atrapaban. Justo cuando una flecha iba a herirlo, resbaló y cayó dentro de una cueva oculta por matorrales.

En esta cueva vivían tres genios buenos, quienes escucharon al venado quejarse, dado que se había lastimado una pata al caer. Compadecidos por el padecimiento del animal, los genios aliviaron sus lesiones y le permitieron esconderse unos días. El cervatillo se encontraba muy complacido y no se cansaba de lamer las manos de sus protectores, por eso los genios le han tomado cariño.

En unos días, el animal sanó y ya podía irse de la cueva. Se despidió de los tres genios, pero antes de que se fuera, uno de ellos le dijo:

—¡Espera! No te vayas aún; deseamos concederte un don, pídenos lo que más quieras.

El cervatillo lo pensó un rato y luego les ha dicho con seriedad:

—Lo que más deseo es que los venados estemos protegidos de los hombres, ¿ustedes tienen la posibilidad de ayudarme?

—Claro que sí — aseguraron los genios. Después, lo acompañaron fuera de la cueva. Entonces uno de los genios tomó algo de tierra y la echó sobre la piel del venado, de forma simultanea que otro de ellos le pidió al sol que sus rayos cambiaran de color al animal. De a poco, la piel del cervatillo dejó de ser clara y se llenó de manchas, hasta que tuvo el mismo tono que la tierra que cubre el suelo de El Mayab. En ese instante, el tercer genio dijo:

—A partir de hoy, la piel de los venados va a tener el color de nuestra tierra y con ella va a ser confundida. De esta forma los venados se ocultarán de los cazadores, pero si un día están en riesgo, van a poder ingresar a lo verdaderamente profundo de las cuevas, ahí nadie los va a encontrar.

El cervatillo agradeció a los genios el favor que le hicieron y corrió a proporcionarles la novedad a sus camaradas. Desde ese día, la piel del venado representa a El Mayab: su color es el de la tierra y las manchas que la cubren son como la entrada de las cuevas. Aún hoy, los venados sienten gratitud hacia los genios, ya que por el don que les brindaron varios de ellos lograron huír de los cazadores y aún habitan la tierra de los mayas.

Leyendas y mitos, lo más leido

Leyenda de Juan Chavez
Leyendas de Aguascalientes

Juan Chávez

Juan Chávez LEYENDA DE AGUASCALIENTES Tesoros y Bandoleros El bandolerismo es un inconveniente popular lacerante que la raza humana tuvo

Leer Más >>

Deja un comentario