La mujer del Taxi

LEYENDA DE XALAPA

Cada año sale a celebrar su cumpleaños

La leyenda dice que un taxista llamado Arnaldo tras dejar a su último cliente después de una larga y agotadora jornada de trabajo, se dirigía a su casa para descansar. Cuando en una curva del sendero, vio a una mujer muy hermosa y esbelta que necesitaba que alguien la llevara.

A primera vista, Arnaldo se iluminó con la posibilidad, dado que hacia un tiempo en que se había separado de su mujer. Se detuvo con el coche con la joven y le preguntó:

–¿A Dónde le agradaría ir señorita?

–¿Me podría llevar a un lugar cercano de la ciudad? – Pregunto la mujer con dulzura.

–¿No tiene miedo de estar dando vueltas a lo largo de la noche? – Pregunta Arnaldo, descontento con la respuesta de la mujer enigmática.

–Llévame a los sitios más hermosos de la ciudad que vas a ser recompensado.

Arnaldo aceptó la iniciativa y pidió a la mujer que subiera al coche.  Ella le pidió que por favor la abriera la puerta para, porque ella no podía tocar el pomo de la puerta.

Arnaldo se quedó algo sorprendido, pero eligió seguir con el viaje. La llevó a los sitios más bellos e importantes de la ciudad. En todas partes se detuvo, la enigmática mujer bajaba del coche, con la ayuda de Arnaldo para abrir la puerta, y se quedaba deslumbrada como un niño pequeño observando algo por primera.

Ella se giró y se rió, asombrada por las maravillas que Arnaldo la estaba enseñando. El hombre se encontraba tan encantado por la hermosura de la chica que ni el sueño le impedía continuar. La hermosa mujer le confeso que ese día era su cumpleaños y ella solía caminar por la ciudad de madrugada todos los años para festejarlo.

De repente, pasaron por un hermoso lago, la señorita se quejó de no poder lavarse las manos. El taxista le pregunto por qué, pero ella respondió que no podría entenderlo. Pasaron muchas horas, era cerca del amanecer cuando la mujer pidió al taxista que la llevara donde la encontró.

Arnaldo la llevo y aparcó el coche. Ella agradeció el viaje y ya se iba cuando el taxista le recordó el pago. Ella le dijo que en ese instante no poseía dinero, le dijo que se pasara por su casa al día siguiente. Enojado, Arnoldo intentó comprender la circunstancia de la joven y acepto otra vez la propuesta de la dama enigmática y hermosa. Ella le dictó la dirección de su casa, “Calle de las Rosas, 13-66” y después se alejó. En un momento, la mujer se había ido, pero el conductor no le dio importancia y se fue a descansar.

Al otro día, el taxista fue a la dirección que la mujer le había dado. Cuando sonó la campana, fue recibido por una señora que le invitado a entrar en la casa, Arnaldo la conto lo sucedido, pero la señora le dijo que ninguna persona de la familia había estado en un taxi el día anterior, en ese momento vio una foto de la joven que había pasado la noche con él.

Arnaldo señalo la fotografía y le dijo a la señora que la chica que se encontraba en ese retrato era la que se había montado en su taxi. La señora comenzó a llorar. Arnoldo no entendía por qué.

Más relajada, la dama le conto al taxista que la imagen era de su hija, que hacía tres años que había muerto en un choque automovilístico en el día de su cumpleaños.

Leyendas y mitos, lo más leido

Haninco_leyenda
Leyendas Maya

El Haninco

La Leyenda del Haninco LEYENDA MAYA El Haninco Un largo tiempo perdí intentando de concurrir a una ceremonia india, a

Leer Más >>

Deja un comentario