Leyenda del cortijo Jurado

LEYENDAS DE ESPAÑA

La oscura leyenda

A la entrada de Campanillas, en Málaga (Andalucía), se levanta un edificio solitario, marcado por la leyenda, la guerra y la pobreza. Es el Cortijo Jurado, que con sus 2.500 metros cuadrados repartidos en torno a un patio central, con capilla y torre mirador incluida. Y muchísimas habitaciones con la friolera de 365 ventanas, según cuenta la tradición, una para cada día del año.

Fue construido por la familia Heredia en la época del siglo XIX.  No se sabe con exactitud el año de inauguración porque no se han encontrado las licencias de obra de un caserón en el que los Heredia pasaban sus días de recreo, pero en la que también contaban con una extensa explotación agraria y ganadera. Su actual nombre no llegaría hasta mediados de los 70, cuando los Vega Jurado adquirieron la propiedad.

Luces raras, psicofonías y mensajes en las paredes alimentan la leyenda de un espacio marcado por el secreto y la catástrofe, desde que aparecieron los cadáveres de cinco chicas torturadas en la hacienda. Las miradas acusatorias puestas sobre los Heredia y el despilfarro los llevaron a la quiebra.

Vendieron su propiedad a la familia Larios. Dicen que los nuevos dueños trataron de juntar su novedosa casa con la suya propia, el Cortijo Colmenares, por medio de una red de túneles y pasadizos que, después, habrían sido usados como calabozos a lo largo de la Guerra Civil.

Donde se produjeron fusilamientos y muertes en el cortijo, que fue empleado además como hospital. Los gritos de torturados, enfermos y muertos parecen recorrer los pasillos del lugar, atrayendo a estudiosos de lo paranormal en busca de una puerta al Más Allá.

También ha atraido a  curiosos, como Julio Vázquez, un chico de 20 años que atraido por lo que se contaba que ocurría en la propiedad fue con sus amigos en busca de aventuras. Se cayó en un pozo de más de 30 metros y se quedó en silla de ruedas. 

El grupo Mirador se hizo con la hacienda para construir un lujoso hotel de 200 habitaciones en 2002. Solo se pusieron en esos años las estructuras de hierro para evitar más desplomes. Desde entonces el cortijo estuvo en manos de Promociones Pantie. En la actualidad se encuentra a la venta a la espera que vuelva a lucir como antaño. Si se dispone de 16 millones de euros, se puede adquirir por idealista.com

Leyendas y mitos, lo más leido

Deja un comentario